35 Poemas de amistad 

Comparte:
MERCEDES

Aunque el tiempo nos haya separado
(no es el tiempo sino la vida quien aleja)
no debo, no sería lícito olvidarte y ser injusto contigo.
Porque si tu presente de mujer burguesa
está tan lejos de lo que creo y siento,
a la muchachita que fuiste, junto a mí
la amé hasta ese natural punto que
no precisa palabras, ni declaración ni sexo.
Era la amistad el calor, más allá de otros lazos.
Jugaba contigo y me reía contigo
y te buscaba cuando estaba solo (tantas veces)
sin que tú nunca me fallaras ni mostrases
extrañeza. ¿Te acuerdas de cómo nos reíamos?
Jugábamos a chicas y hablábamos del mundo.
Íbamos al cine y me contabas, por fin,
los chicos que te gustaban, los actores, los sueños
de lo que ambos seríamos huyendo de aquella
adolescencia en el opaco, hosco Madrid cerrado
a la libertad, de los mediados sesenta. Adiós,
amiga mía, nunca será como antes y nunca hablaremos
como hablábamos entonces. Tú vas en tu avión
y yo vuelo -no sé cómo- en dirección contraria.
Pero te recuerdo y te doy las gracias. Única
amiga de mi infancia. Por ti no estuve solo del todo.
Por ti sentí que la vida podría ser amable.
Para ti fui un niño normal y corriente,
al que quisiste -creo- y te quería. Otro amigo.
Jamás sentí que me mirases con extrañeza.
Pocos -poquísimos- me vieron tan real, tan cerca.

Autor del poema: Luis Antonio de Villena

59.72%

votos positivos

Votos totales: 216

Comparte:
La oruga

Enviado por patohidalgo  Seguir

La Oruga

¡Abre tus alas mariposa!,
¡vuela, tu hora a llegado!
vestida de colores hermosa,
suave y sutil, como la rosa,
fuiste oruga que se arrastraba,
a la que Dios alas dibujo,
al volar nunca mires atrás,
recuerda que en el suelo estabas,
¡Vuela!, pero vuela tan alto,
que nadie roze tus alas,
pero tan bajo que a todos,
deleites la mirada.

76.60%

votos positivos

Votos totales: 94

Comparte:
AMISTAD

Enviado por patohidalgo  Seguir

AMISTAD
EL QUERER PIENSA EN SI MISMO,
LA AMISTAD RENUNCIA A LO SUYO,
RENUNCIA PORQUE NADA LE PERTENECE,
SIMPLEMENTE LA DA, ¡PORQUE ASÍ ES LA AMISTAD!

¡LA AMISTAD NO ES INMUNE AL DOLOR!
QUIEN ESTA ENAMORADO, ¡CIEGO ES!
PERO QUIEN TIENE AMISTAD, MIRA CON EL CORAZÓN,
PORQUE NO LE UNE LAZOS DE SANGRE,
LE UNE LOS LAZOS DEL CORAZÓN.
¡FUERTE E INQUEBRANTABLE ES!
MUCHAS VECES DOLERÁ,
DOLOR QUE DESGARRA EL ALMA,
¡PRECISAMENTE POR ESO ES MAS GRANDE QUE EL AMOR!

“SEÑOR QUINCHI”

81.48%

votos positivos

Votos totales: 54

Comparte:
Hace tiempo

Enviado por axel  Seguir

Hace tiempo no reciba una visita.
La soledad en el campo es bella, pero aún mejor, la visita de un viejo amigo.
Le he invitado a pasar la noche aquí. Esta noche tratara de descansar.
La batalla le ha debilitado y aunque no teme nada en esta Tierra, sabe que las pesadillas volverán, para minar su fortaleza y atenazar su corazón.
Mañana continuara por el viejo y abandonado sendero de caza, pero ahora me cuenta historias y se prepara para soñar.
En la noche me hablo sobre un lugar especial, Una bella tierra oculta en los sueños.
El, le decía Demain.
Nuestros caminos se separan. Bien. Quizá es el elegido, el guerrero de corazón puro que nos librara de todo mal... Quizá. Me pregunto qué pensamientos cruzaron por su mente cuando vio allí a su amada.
¿Vio los sueños de ella, o acaso vio su futuro juntos desvaneciéndose como hojas en el viento?.
Le espío mientras se aleja de la influencia de Dios.

La curiosidad me atormenta.
Axel Costa

57.14%

votos positivos

Votos totales: 119

Comparte:
BRINDIS

A mis amigos de Santander que festejaron
mi nombramiento profesional.

Debiera hora deciros: —«Amigos,
muchas gracias», y sentarme, pero sin ripios.
Permitidme que os lo diga en tono lírico,
en verso, sí, pero libre y de capricho.
Amigos:
dentro de unos días me veré rodeado de chicos,
de chicos torpes y listos,
y dóciles y ariscos,
a muchas leguas de este Santander mío,
en un pueblo antiguo,
tranquilo
y frío,
y les hablaré de versos y de hemistiquios,
y del Dante, y de Shakespeare, y de Moratín (hijo),
y de pluscuamperfectos y de participios,
y el uno bostezará y el otro me hará un guiño.
Y otro, seguramente el más listo,
me pondrá un alias definitivo.
Y así pasarán cursos monótonos y prolijos.
Pero un día tendré un discípulo,
un verdadero discípulo,
y moldearé su alma de niño
y le haré hacerse nuevo y distinto,
distinto de mí y de todos: él mismo.
Y me guardará respeto y cariño.
Y ahora os digo:
amigos,
brindemos por ese niño,
por ese predilecto discípulo,
por que mis dedos rígidos
acierten a moldear su espíritu,
y mi llama lírica prenda en su corazón virgíneo,
y por que siga su camino
intacto y limpio,
y porque este mi discípulo,
que inmortalice mi nombre y mi apellido,
... sea el hijo,
el hijo
de uno de vosotros, amigos.

Autor del poema: Gerardo Diego

65.22%

votos positivos

Votos totales: 46

Desde el 1 hasta el 5 de un total de 35 Poemas de amistad

Añade tus comentarios